jueves, 2 de octubre de 2008

Mi niña


Hace más o menos un par de añitos un amigo con el que trabajaba me comentó que tenia APADRINADO a una perrita. A mi me hizo mucha gracia eso de tener apadrinado a un animal, y le pregunté haber en que consistía.

Me dijo que había una protectora en Bilbao donde tenían perros y gatos. Cómo toda la gente no puede llevarse a los animales a casa (adopción), dan opción a ir allí de vez en cuando y sacarlos a pasear (apadrinación).

No tardé en pasarme por allí a hacer una visita. Y mucho menos en romper a llorar. Cuanto animalito, que pena, me los habría llevado a todos para casa.

Allí había unos chicos muy majos que cuidaban de todos las mascotas. Las pobres habían sufrido mucho porque casi todos estaban enfermos y habían sufrido agresiones.

De repente vi a la perrita, me llamó la atención, pero era muy complicado elegir a un solo animal. Al final me decidí. Cogí a una husky, tenía 4 añitos. A la pobre la habían avandonado a punto de parir y no sin antes darle unos buenos palos. Parió en Artxanda y llevaba mucho tiempo allí. Se asustaba muy fácilmente, pero parecía obediente.

Cogí a la perrita y lo primero que hice fué darle un buen baño. Bueno, más bien nos lo dimos las dos jeje. Tenía unas garrapatas como abas y estaba flaquísima (y eso que les dan bien de comer). Cuando ya estuvo limpita la subí al coche y nos fuimos de paseo.

La pobre se cansó en seguida y las patitas se le pusieron coloradas. Era mucho tiempo el que llevaba encerrada, pero no veais lo bien que la sentó. Aunque seguía desconfiada, en su mirada se podía ver lo agradecida que estaba. Cuando llegó la hora de dejarla otra vez allí casi se me cae el alma a los pies... La perra no quería entrar y al meterla en la jaula no paraba de llorar.
Directamente fuí al max center a una tienda de animales. Le compré vitaminas, champus, unos cuenquitos y correa. Menuda le iba a preparar jeje

Al día siguiente volví a Artxanda, la pegué otro buen baño y la metí en el coche. Nos ibamos a pasar un par de semanas al pueblo. Pasamos unos dias estupendos por allí. Todos los días salíamos a correr y a andar por el monte. Los primeros días se me tumbaba por las cunetas pero los últimos la cabrona no hacía más que mirar para atrás como diciendo: ¡QUE, VIENES O QUE TE PASA!

Se terminaron las vacaciones. En esos dias y a pesar de las caminatas cogió mucho peso y con tanto baño y cepillado quitó todos los bichos y le empezó a salir un pelo precioso.

La monté en el coche y tiramos para la perrera. Cuando vió aquello no se quería salir del coche. Pero después de unos empujones la conseguí meter.

Al de un par de días volví a por ella. Parecía otra, que saltos daba al verme, que ladridos. A partir de éste día ibamos a andar todas las mañanas unas 3 horitas... Hasta que un día me llaman de la perrera y me dan una buena noticia para la perrita. Estaba tan bonita con su pelo, sus ojazos y lo buena que era que la querían adorptar.

No tardaron ni dos dias en hacer todos los papeleos. Fué durísimo para mi, pero sabía que era lo mejor para ella. Yo no podia llevarla a casa, y ella con una familia iba a estar mejor.

La despedida fué horrorosa, cuando la metían en la furgoneta lloró mucho, sobre todo al ver que yo me quedaba al margen. Cuando se alejaba veía como saltaba dentro del coche, parecía que se estaba volviendo loca. Os juro que pocos ratos peores he pasado en mi vida. Pasé unas semanas que parecía un zombie. Y hoy es el día que cuando me acuerdo de ella se me caen las lágrimas.


Después que se fuera la furgoneta el veterinario me ofreció la opción de apadrinar a otro perro. Así lo hice, cogí un Alaska Malamute, macho, pero no duré mucho con el. Era un buen perro, y aunque era un poco arrogante pronto me empezó a respetar, pero no era lo mismo. No le estaba dando lo mismo al animal. Le limpiaba, le daba de comer, le cuidaba igual, pero mis sentimientos no eran los mismos. Yo estaba como a la defensiva, no le quería coger cariño y eso no se lo merecía el animal. Decidí dejar de ir por un tiempo. Pando, el Malamute, no se merecía eso. Preferí recuperar un poco fuerzas.


Luego por asuntos de trabajo y estudios no he podido volver por allí, no me queda tiempo. Pero siempre me acuerdo de todos los animalillos.

Chicos, si teneis una protectora cerca animaros. Hay muchas formas de ayudar a estos animales: con dinero, apadrinando o adoptando.

¡ECHARLES UNA MANO!

9 comentarios:

edu luque marin dijo...

jooooo macho me he emocionado!!!! que duro debio der no? uffff a mi me da algo! un saludo!!!!!

Alberto dijo...

Bonita historia!

No sabia que se podía apadrinar un perro de ese modo.

Anguila del Tea dijo...

Hola! Nosotros un día de paseo encontramos un perro abandonado y nos lo llevamos para casa. La gente no es consciente del daño que hace.
Me imagino lo duro que debió de ser para las dos el alejaros así.
Lo que está claro es que le ayudaste mucho. La cuidaste tanto y estaba tan contenta que solo hizo falta un vistazo para que alguien la quisiera llevar a su casa.
Un 10 para ti.

toño dijo...

Jessiii..estas melancolicaaa... yo tambien me acuerdo un monton de la foxy... que ojitos tenia...y como se hacia de querer... aaayyyssss....
por cierto.. no hace mucho iker me pregunto por ella... sabes algo de tu chiquitina?....

TriZamora dijo...

Ey, hola Jessica,he llegado a tu blog mediando un enlace de otro blog,jaja. La verdad que como en las personas el primer amor te marca para siempre,jaja. Mi ultima entrada se la he dedicado a mi perrita lua y en muchas cosas de las que has escrito me visto reflejado.Bueno otro dia leo tu blog con mas tiempo que ya es tardisimo. Agur

alberto dijo...

hola,muy buenas.lo del perro me a sorprendido mucho,ahora keria pedirte un favor.corri la medinesa con el dorsal 705 y tengo 15 años.kede 12 de menores y no tengo ningun recuerdo de la carrera.si tiens alguna foto y podrias pasarmelo te lo agradeceria mucho.iva con un mallot del club ciclista espinosa y el dorsal 705 como ya te dicho,si tendrias alguna del 706 tambien te lo agradeceria por que es mi hermano.muchas gracias por tu tiempo y hasta pronto
mi correo es: alberto_yfm350r@hotmail.com
hasta pronto gracias por tu tiempo

Leyre Rodriguez y Alex de Pedro dijo...

Una preciosa historia...
A mi tambien me encantan los animales, ahora tenemos un Yorkshire que es capaz de andar 40 km, o de subirse cuelquier ruta de la zona de los picos de europa
un saludo wapetona

teresaespecies dijo...

Un gran gesto el que hiciste. Ojalá cada persona de este mundo hicieramos eso al menos una vez en nuestra vida. Te imaginas los momentos felices que crearíamos a esos animalitos.
En fin, un saludo y te comento, igual me voy poniendo en contacto contigo porque quiero iniciarme en esto del deporte, creo que un amigo ya te pidió consejos para mi!
Hasta pronto

Ito dijo...

Estos gestos, estas acciones hacen grandes a las persona Jesi. Tengo dos perros y comprendo perfectamente todas las emociones que sentiste con "tu pequeña". Un saludo majetona!!!