domingo, 12 de julio de 2009

¡Que el ritmo no pare no pare no, que el ritmo no pare, no pare!

Como ya sabéis he estado pasando unos días por el pirineo después de correr el 1/2 IM de Buelna y el triatlón sprint de Tudela.


Llegué al pirineo con dolor de patas y me he vuelto igual. Fui con una sonrisa y he vuelto con una aún más grande.

La meteorología no ha ayudado mucho, es más, ha hecho que las rutas fuesen durísimas los primeros días.

Había gente que apostaba que algunas no íbamos a ser capaces de terminar la pirenaica, pero se han confundido. Todos hemos sido muy fuertes, hemos hecho todos lo que hemos podido y sobre todo, hemos disfrutado de una semana haciendo lo que más nos gustaba.


Yo he ido muy muy prudente hasta el último día por miedo a no aguantar las etapas. Ha sido allí cuando me decidí soltar y apretar en algunas subidas. Me he sorprendido bastante al ver que mi cuerpo aguantaba tanta caña.



Total, que la experiencia ha sido inolvidable. Me ha servido de mucho porque otra vez me he visto superando un nuevo reto y viéndome capaz de terminar otra locura.


3 comentarios:

David dijo...

Enhorabuena por aguantar y porque seguro que lo has disfrutado un montón.

...en otro post contarás más cositas no? si puede ser cuenta un poco como era un día normal, si os has cuidado bien la organización y tal, que me veo apuntándome un año de estos...

Sergio dijo...

Pufff....que dura es la vuelta a la vida real. Tengo stress post vacacional agudo.

IñakiRevolt dijo...

Si es quye no me haces caso. ¿Que te dije yo? ¡¡¡Que podias con todo!!! Ains